ACOMPAÑAR

¿Para qué acompañar?

Acompaño para que cada una descubra que hay una lógica irracional en el universo transpersonal que habitamos como co-creadoras, que tiene sentido. Acompaño para tomar responsabilidad por esa co-creación que sostenemos. Acompaño para que aprendamos a habitar un mundo cada vez más libre, más cerca de nosotras, más pleno, con la visión de un sentido más amplio de todas las cosas.

Acompaño para que cacemos esa esperanza.

Acompaño para que aprendamos a no traicionarnos a nosotras mismas, para tener el coraje de verse las intenciones ocultas, las emociones profundas, los tesoros escondidos, las palabras no dichas o no escuchadas, los talentos que nunca fueron reconocidos, los límites que nunca fueron rebasados, las puertas que siempre tuvimos delante, las oportunidades de transformación que se nos brindan.

Acompaño para tender herramientas que propicien esa transformación. Acompaño para ayudar a sanar las heridas de lo femenino que todas portamos, para lamerlas juntas sin regodeo y una vez que cicatricen, salir a danzar bajo la luna.

Acompaño porque me fascinan las mujeres y cuando las acompaño, aprendo. Acompaño para transmitir el amor por la femenino que toda mujer guarda en su esencia misma. Acompaño porque me gusta recrear estados de magia, no ordinarios o de conciencia acrecentada, donde descubrimos al yo consciente de sí mismo, sin mente, en comunión con la energía que le envuelve.

Acompaño para facilitar esos espacios donde nos podemos permitir decir lo que cuesta decirnos incluso a nosotras mismas, liberarnos de ataduras de cuerpo y mente, de postura y de compostura, para facilitar espacios donde poder relajarnos, despanzurrarnos, callar, gritar, mover la cola, soltarnos la melena, escuchar desde más profundo, llorar, cantar, jugar y ser. Habitar esos espacios es en sí mismo sanador.

Acompaño para sembrar un mapa de la psique que nos recuerde que somos navegadoras por un mar cíclico que tiene variaciones y un sinfín de adversidades inesperadas, pero unas mareas en parte predecibles. Acompaño para ofrecer un sentido a ese navegar, para dar brújulas, cartas, bote salvavidas, mapas de territorios, velas y conocer los vientos. Acompaño para ir a territorios inexplorados, para descubrir facetas creativas en medio de alguna marejada, para aprender a respirar profundamente cuando el mar es un remanso y contemplamos un atardecer.

Acompaño para transmitir la pizca de belleza que puedo co-crear, para esparcilla y que sirva de inspiración para que cada una reconozca su propia belleza y la esparza.

Acompaño para seguir ahondando en mí, pues cada proceso o emoción que acompañamos “fuera” de algún modo y aunque sea algo subterráneo, también está siendo acompañado en mí y por mí.

Acompaño para extender la toma de conciencia del poder femenino capaz de devolver la paz a la tierra, el amor a los corazones, el equilibrio a la mente, capaz de amar lo irracional, imprevisible o loco, capaz de aceptar sin condiciones a todos bajo su manto estrellado de compasión, de abrazar lo creativo, lo fértil, lo lunar, lo cíclico, capaz de sanar las heridas ancestrales y de aceptar el reinado del cuerpo y del alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s